Linea Directa


LA TRAGEDIA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 26-03-01)

Cuando el subcomandante Marcos se encontraba más concentrado en aquella, su primera visita a la tribuna del Congreso en el Palacio Legislativo de San Lázaro, y mientras el evento se transmitía en vivo por la radio y media docena de cámaras de televisión, de pronto sintió que una agresiva mano con un rápido movimiento arrancaba su gorra y, al mismo tiempo, su pasamontañas, entonces a él le comenzó a cambiar el mundo.

Esta, desde luego hipotética situación, amenaza al más famoso encapuchado de la historia y está presente en cada una de las apariciones públicas del líder zapatista. Y si esto constituye una posibilidad real ¿cómo enfrentaría Marcos la pérdida del símbolo que lo ha caracterizado desde el momento mismo de su alzamiento en armas? Ahora que Marcos, el del pasamontañas es más conocido en el mundo que Fox, Salinas, Zedillo o cualquier otro mexicano, cómo afectaría a millones de fanáticos asociar al subcomandante con un rostro cualquiera, tan común y tan corriente como millones de otros rostros. Indudablemente que perdería gran parte de su magia, del misterio y de la poesía que posan sobre una imagen que ha dado cien veces la vuelta al mundo, pero qué quedaría después de esto.

¿Qué efectos tendría sobre su causa de defensa indígena, una acción como la descrita? ¿Está preparado Marcos para lanzar una nueva y fulminante campaña mediática para reconstruir una imagen indispensable que reemplazara con éxito a la anterior?

Lo descrito entra dentro de lo posible, pero vayamos más lejos e imaginemos por un momento que un mal día, no muy lejano, Marcos vendiera su movimiento a alguno de los grupos de poder que están dispuestos a pagar casi lo que sea, con tal de reventar a un movimiento que, sospechosamente, ha puesto de hinojos a Fox, que ha ridiculizado al sistema formal, que ha puesto en evidencia la pobrísima capacidad política de toda la dirigencia gubernamental, que ha destruido malignos mitos que han gravitado sobre la conciencia política de un pueblo durante décadas y que ha proporcionado esperanza a cientos de miles, si no a millones de marginados.

¿Acaso está preparado Marcos para que alguien de entre sus colaboradores de primer nivel reemplace su liderazgo o, también sospechosamente, no hay entre ellos una sola persona capaz de reunir, las condiciones de sensibilidad, inteligencia, carisma y poesía que pueda tomar la estafeta de una lucha que se agota en sólo un líder?

Éste es un tema para reflexionar, pero me viene a la cabeza una última pregunta: ¿por qué Marcos tenía que dar legitimidad y reconocimiento, durante su última visita al Estado de Guerrero, a otros movimientos guerrilleros como el del EPR, nacidos bajo el amparo de la voluntad verde. Y no me refiero al Partido Verde Ecologista, sino a la guerrilla de verde olivo del Ejército Federal? Espero, quiero y ansío estar equivocado. Pero el escéptico que llevo dentro está siempre listo para jugarme una mala pasada.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com