Linea Directa


LA AMENAZA DE LA DEVUALUACIÓN DEL PESO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 19-03-00)

Don Memo, aquel que fuera el único gobernador mexicano señalado por el dedo de un gran elector, léase Departamento del Tesoro del ahora menospreciado William Clinton, está que tiembla, ya que sus labios tendrán que pronunciar la tan temida palabra: devaluación. A Guillermo Ortiz Martínez, el gobernador del Banco de México, corresponderá el dudoso honor de oficializar la próxima devaluación del peso.

En la pasada era priísta el presidente que devaluaba el peso se devaluaba a sí mismo, así que todo indica que aquel que fuera el más fuerte precandidato a ocupar la presidencia de la república, cuando Oñate Laborde era el presidente del partido tricolor, será el chivo expiatorio del brusco movimiento en la paridad del peso frente al dólar. Y merecido se lo tiene ya que él fue el principal cómplice del fraude del Siglo XX en México, mejor conocido como el Fobaproa. Fox, que es quizá el menos culpable de la situación que hará crisis en las finanzas nacionales, se hará a un lado para tratar la evitar la secuela de desprestigio que acompaña al choque emocional en las economías familiares de los mexicanos.

Gil Díaz, el secretario de Hacienda y Crédito Público, a quienes muchos comparan con un perro de presa, cuando de cobrar impuestos se trata, también, si lo dejan, intentará resbalar la responsabilidad por no haber podido, en sus primeros ciento treinta días, hacer los suficientemente fuerte a nuestra economía, como para alejarla de los peores efectos del remolino de la recesión mundial.

En un mundo globalizado México no podrá escapar a los efectos de un cambio de política diseñado en los centros financieros mundiales y puesto en marcha por un cow boy con muy poco cerebro, pero con una papá fanático del poder y pletórico de complicidades.

En realidad, un golpe de timón en la marcha de la economía más grande del planeta pondrá a prueba los precarios equilibrios financieros mundiales. Y cambios de esta naturaleza no son fortuitos o productos del azar. La Unión Europea, por el momento la segunda gran fuerza económica del globo terráqueo, tendrá, como en el juego de póker, que pagar por ver. En principio saldrá lastimada, pero dependerá del talento de sus estrategas para encontrar la mejor de las defensas que puedan poner en práctica.

La recesión económica, que anunciamos hace varias semanas en este espacio, está ahora a la vuelta de la esquina, pero ahora agravada por casi inexplicables amenazas, como la crisis de las vacas locas en Europa y, también, la sospechosa, como inoportuna, aparición de la fiebre aftosa que amenaza con destruir una buena parte de las economías nacionales europeas; aquellas conectadas con la industria alimenticia basada en productos cárnicos.

Si en las próximas semanas, como pensamos que sucederá, aparece alguna otra gran calamidad que afecte alguna otra área estratégica de la economía de la Unión Europea, entonces estaremos ganando la certeza de que ese no es un fenómeno equiparable al pasaje bíblico de las siete plagas, sino que todo obedece a un esfuerzo premeditado y coordinado por las fuerzas ocultas del sistema económico de poder mundial. Estaremos al pendiente.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com