Linea Directa


LA PGR Y LA CABEZA DE LA SERPIENTE
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 19-03-01)

Hablemos hoy de golpes de pecho, más bien de unos golpecitos no muy fuertes para no provocarle tosesita a un ex funcionario muy menor: el ex subprocurador de la PGR Alfonso Navarrete Prida, distinguido miembro del cártel del ex rector Jorge Carpizo.

Cuando frente a las cámaras de la televisión Navarrete Prida se ajó las vestiduras de gladiador para decirse víctima de una conspiración de militares, él no dijo toda la verdad. Por ejemplo: como sin querer queriendo, omitió que durante el ejercicio de su responsabilidad en la PGR proliferó la venta de plazas de delegados, comandantes y subcomandantes. Como aquella famosa transacción bursátil la cual dejó pingües ganancias a sus participantes. Me refiero a aquella en que se dejaron pedir cinco millones de dólares por la plaza de Delegado de la PGR en Tijuana. Y no faltó un valiente que, rápido como el rayo, mandara el mensaje a los hermanos Arellano Félix, los exitosos empresarios de prestigio internacional del giro negro de las drogas, de que necesitaba esa cantidad para comprar su changarro de la economía informal. Claro que de inmediato fue conseguida esa cantidad por los famosos hermanitos, dispuestos, como están, a continuar ejerciendo su hegemonía en un coto que consideran propio. Quizá, de aquellos dineros, algo alcanzó para financiar algún proyecto de investigación en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Tampoco dijo, el susodicho Navarrete, que el clan Carpizo había creado raíces en la PGR y que él, junto con el otro subprocurador Ramos Rivera y otros funcionarios menores pero de cierta relevancia, eran los representantes del cártel que, ya para cuando ejecutaron al cardenal Jesús Posadas Ocampo, tenía importantes lazos con los Arellano Félix. ¿Acaso no fue que gracias a esas privilegiadas relaciones uno de los hermanos logró escapar, cuando la PGR sabía que iba volando en una aeronave con destino a Tijuana, justo el día del asesinato del cardenal? Así que basta de pataditas al pesebre.

En lo que tiene razón Navarrete Prida es en el clima y ambiente que priva en la PGR. Pero eso es más culpa de Vicente Fox que del procurador Macedo de la Concha, por haber cedido el presidente a la demanda del general Enrique Cervantes cuando le impusieron a un general poco apto para ese cargo. Recordemos que el único mérito del general Rafael Macedo de la Concha fue haberse plegado incondicionalmente a los designios del ex secretario de la SEDENA cuando enjuiciaron a los generales Gutiérrez Rebollo y José Francisco Gallardo Rodríguez. Ahora, todo hace pensar que el nuevo procurador no tiene la preparación, ni el carácter y talento suficiente para hacerse cargo de una institución cuya estructura está podrida hasta le médula y que se está cayendo a pedazos. Fox nunca tuvo una visión precisa del problema, y menos sus bisoños ad lateres de la CIA, Adolfo Aguilar Zinzer y Jorge G. Castañeda.

Si el general Reta Trigos hubiera tomado los bártulos en la PGR, otro gallo cantaría, pero dicen que él es harina de otro costal... ¿Será?


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com