Linea Directa


CAYERON EN EL GARLITO DE UN GRAN PROVOCADOR
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 19-02-01)

Como un moderno francotirador armado hasta los dientes y camuflado para pasar desapercibido en la más negra noche de la selva urbana, don Fernando levantó su arma hasta colocar el punto rojo del rayo laser que partía de su mira, justo en medio de la frente del enemigo. Y, esbozando en una fracción de segundo, una sardónica sonrisa, apretó sin miramientos el gatillo.

Fue una magistral celada. El Mosh y el movimiento que representa en el Consejo General de Huelga universitario, cayó por tierra como herido por un rayo de fuego vengador. Para un provocador, otro de mayor inteligencia; el ilegítimo líder que nació prestando sus servicios para el Estado Mayor Presidencial, y que alcanzó la fama cuando fue utilizado en la estrategia de Ernesto Zedillo para desestabilizar a la UNAM, recibió una lección de real politik, y como consecuencia se les vinieron abajo los esfuerzos para soliviantar los ánimos de la comunidad estudiantil universitaria.

Con la alegoría descrita quisimos describir la reciente acción llevada a cabo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, cuando el Mosh y un puñado de sus incondicionales tomaron "por sorpresa" a un pequeño número de académicos, vejándolos y humillándolos para imponer su espuria autoridad: la del abuso, la fuerza y la irracionalidad. Sin embargo, se vio claro, cayeron en el garlito que les armó un maestro en el manejo del lado obscuro de la política, la truculencia y los devaneos del poder.

Las altas autoridades de la UNAM, atendiendo un poco aquello de: "el fin justifica los medios", festejaron alborozados la acción y gozaron el momento en que el Mosh, y el resto de los provocadores al servicio de ilegítimos grupos de poder extra universitarios, pero también de grupos intramuros que se sienten desplazados de la elite universitaria, habían armado para aprovechar el caldo de cultivo evidenciado por la falta de oficio y manejo político del nuevo Poder Ejecutivo Federal.

El intento de desestabilización en contra la gran casa de estudios fue montado dentro de una estrategia más general. En un sector de los círculos del poder federal durante las dos últimas se había hecho correr el rumor de que el rector De la Fuente pronto estaría haciendo su equipaje para ir a ocupar una de las embajadas de México en el exterior, lo cual es signo inequívoco de que alguien situado en las vecindades del poder central está particularmente interesado en darle un golpe demoledor a la institución.

Sin embargo, no se puede crear un gigante de pies de barro. El Mosh no representa gran cosa, porque encabeza un movimiento que no es espontáneo y está vacío de sustento ideológico que permita construir sobre bases sólidas una estructura de demandas congruentes con la realidad que vive la comunidad. Es un movimiento prefabricado para saciar apetitos de grupos de poder que persiguen reconstruir estados de privilegio y excepción para esos equipos. Ellos no persiguen ni justicia ni equidad. Por ello bien harían en aceptar la lección de cómo se monta una provocación profesional, con todas las de la ley y después se la reconozcan al maestro con cariño.

A pesar de todo vaticinamos que el Mosh y sus secuaces continuarán vivos, mientras reciban recursos e instrucciones de los grupos que los patrocinan, y serán cada vez más violentos. Por ello es de vital importancia para la UNAM identificar, con toda precisión el origen de la estrategia. Especialmente cuando esos núcleos pueden contarse con los dedos de una mano y no llegan a cinco.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com