EL DUELO ENTRE DOS COW BOYS DE LA POLÍTICA
Por Gerardo Reyes Gómez


¿
Qué tienen en común los precandidatos a la Presidencia, Vicente Fox y Roberto Madrazo? ¡Nada! dirían los copartidarios de ambos políticos. Son de partidos, de  formación y apariencia diferente. Sin embargo ¡cuidado! ellos poseen un común denominador: son políticos modernos.
Sería difícil imaginar a Madrazo en blue jeans, usando, para protegerse del sol, un Stetson de cinco estrellas y calzando botas de piel de víbora de cascabel, a la manera de un cow boy del sureste. Igualmente, sería casi imposible ver a Fox como un narco-gobernador guanajuatense lavando el dinero verde de sus compadres, así es que su punto de coincidencia no es tan fácil de apreciar. Sin embargo, váyanse mis lectores de espaldas, ambos han impulsado su propio club de admiradores que proporcionen fondos para sus respectivas campañas políticas, ello a semejanza de los clubes de fans que forman los políticos estadounidenses.
El club de admiradores de Fox le sirve como tapadera de muy importantes aportaciones provenientes, incluso, del extranjero. Empresas privadas, interesadas en incrementar su presencia en México están dispuestas a jugársela con don Vicente, por aquello de que se le haga dar el campanazo y llegar a Los Pinos.
Robertico Madrazo, en cambio, bautizó a su club con el pomposo nombre de "Fundación Carlos A. Madrazo", con lo cual efectúa la enésima venta del nombre de su padre, destinado a recibir donaciones para su muy "noble" causa. Ello no impide aceptar jugosas donaciones del mismo origen de las utilizadas durante su campaña a gobernador. Esto es, de la cada vez más pujante industria del narcotráfico, la cual cobijó, desde antes de Cabal Peniche, a grandes capos de la mafia más próspera del territorio nacional.
Todo lo anterior, podría deberse a los serios esfuerzos realizados, en forma muy didáctica, por el señor profesor del Estado de México, quien ha sido el virtual dueño de Tabasco desde antes que Robertico llegara a la gubernatura del edén tabasqueño.
La cosa es que Madrazo, perfilado ya como el títere de títeres políticos del narcotráfico, le servirá al profesor como la llave que le abrirá las puertas de la Cueva Alí Babá en el próximo sexenio. Robertico no tiene la menor posibilidad de ganar la nominación, como ya de sobra sabe, pero el papel de comparsa del sistema le dará a ganar pingües ganancias políticas que él, con todo lo decentito que es, sabrá capitalizar. Y al tabasqueño, que gobernará hasta el último día del milenio, el cow boy de Guanajuato le hace los mandados, porque en México el origen de las donaciones a los mexicanos le son inclusive.
En este maravilloso Estado de Derecho, en el cual, según el presidente Zedillo vivimos, el PRI, como es su costumbre, le da alas a los alacranes.