Linea Directa


FOX ABRIÓ LA CAJA DE PANDORA
Por Gerardo Reyes Gómez.

No, Mr. Fox, usted no debe llamarse a engaño. En este mismo espacio el pasado día nueve de enero se lo advertimos: la violencia estaba ya tocando las puertas de su administración y usted continuó, como si nada, haciéndose el occiso.

Para refrescarle la memoria, decíamos entonces: “La alta violencia ha sido invitada a participar en una macabra fiesta que utilizará hasta el terrorismo para demostrar su inconformidad y sentar las bases para una nueva negociación que proporcione estabilidad al país, en el giro negro del narcotráfico.” (Ver: FOX Y LOS LINDEROS DE LA VIOLENCIA, en Línea Directa del 09-01-01).

Así que, la actual escalada de violencia presente en diferentes puntos de la geografía nacional, aunque parezca formada por acciones inconexas, corresponde a una estrategia de presión bien definida. Es explicable que el Ejecutivo Federal trate minimizar la importancia y el origen del nuevo escenario de alta violencia, pero eso debería ser solamente para el manejo de la información y el consumo de los medios masivos tradicionales, evitando así alarmar a la sociedad, pero a la gente pensante y bien informada no podrán darle atole con el dedo.

Otro aspecto digno de recordar es el que se refiere a las nuevas estructuras de Seguridad. En un muy agudo artículo publicado en Línea Directa, en la hoja web de “Juegos de Poder”, de Rodolfo Sánchez Mena, mencionaba él con toda claridad que el contrato para manejar el abasto de información de inteligencia y Seguridad Nacional (y en cascada los cuerpos de seguridad subordinados) sería entregado, sin licitación previa, a instituciones extranacionales. Lo cual efectivamente sucedió, en cuanto fue confirmada la llegada de George W. Bush a la Presidencia de EE.UU.

La filiación de los funcionarios que fueron nombrados en las áreas de seguridad, como por ejemplo: Aguilar Zinzer, el coordinador más poderoso del triunvirato del poder informal en el Gabinete, y el señor Guertz Manero, el ex rector de la Universidad de las Américas y autor de un famoso libro, curiosamente editado por la editorial de la CIA en México, marcan la tendencia de la institución que se está encargando de la información de inteligencia y su papel en la toma de decisiones de seguridad nacional en México.

Haber enviado un paquete, envuelto para regalo, a un funcionario de tercera o cuarta jerarquía, el cual contenía un artefacto explosivo es, aquí y en China, un acto terrorista y un aviso de lo que le puede pasar a cualquier funcionario de mayor nivel. Si don Santiago Creel no le da la lectura correcta a ese evento, como al atentado al gobernador de Chihuahua, entonces será su responsabilidad, pero ahí está el nuevo lenguaje y la correspondiente invitación: se sientan a negociar, o continuarán los actos violentos hasta que logren desestabilizar al país.

La fuga de “el Chapo” si bien es una acción en el ámbito del narcotráfico, sólo estaba evidenciando los niveles de corrupción en los diferentes niveles de la administración de justicia federal, desde celadores del sistema penitenciario, pasando por directores de penales, hasta la subsecretaría de Gobernación, especialmente la de Tello Peón.

Ahora es responsabilidad de la CIA tratar de frenar la violencia o, quizá como ellos lo han hecho siempre, utilizarán los nuevos escenarios en su propio beneficio, y no en la línea de los intereses nacionales mexicanos. Fox abrió la caja de Pandora, pero ¿quién la cerrará?


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com