Linea Directa


 

SUCESIÓN EN LA UNAM; LA MONEDA ESTÁ EN EL AIRE

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 20-08-07)

De nueva cuenta el rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, con la sigilosa elegancia de un felino, colocó la piedra angular de su estrategia en la Junta de Gobierno, órgano responsable de seleccionar al sucesor en Rectoría. De esta manera logró que el ingeniero Gilberto Borja Navarrete ingresara al cuerpo colegiado como la cereza del pastel, en sustitución del ingeniero Jiménez Espriú.

Con este paso el rector fortalece su presencia en las decisiones de la Junta de Gobierno y apuntala su proyecto. Es mucho lo que el doctor De la Fuente ha aportado y trabajado para llevar a la Universidad a su posición actual, la cual dista mucho de ser perfecta, pero tampoco puede negársele su positivo cambio de estatus en el contexto del resto de las más prestigiadas universidades del mundo. Ello le da el derecho de preocupare intensamente para que la institución continúe creciendo, si se logra encontrar al candidato idóneo para reemplazarlo, y que sea capaz de recobrar la mística y la inercia que en este momento posee.

La UNAM, a pesar de sus limitaciones presupuestales, continúa rompiendo récordes y es el centro de estudios con mayor oferta de matrícula y de licenciaturas, maestrías y doctorados en el Continente Americano. Su planta académica carece de un número significativo de Premios Nóbel, es más, solo uno de sus egresados, el doctor Mario Molina, ha logrado tal distinción. Y, como negrito en el arroz, también se lleva las palmas con uno de sus más perversos egresados de sus aulas: Carlos Salinas de Gortari. Pero, al mismo tiempo, entre sus egresados, sin que esto sea causa de orgullo universitario, se cuenta al empresario más rico del planeta, Carlos Slim.

Slim el hombre que, paradójica e involuntariamente, perjudicó al doctor De la Fuente, cuando, al ser propuesto el rector, como candidato alterno a la Presidencia de la República, fue vetado por los poderes fácticos del país, debido a la estrecha relación amistosa del rector con él empresario; adujeron que sería como “entregarle Los Pinos a Carlos Slim”. A pesar de todo, el mega empresario dejó la impronta de sus generosas aportaciones en el centro cultural y, sobre todo, la nueva infraestructura en construcciones, vialidades, y museos de las cuales algunas serán inauguradas antes de que termine la gestión del doctor De la Fuente.

No obstante, esas son consideraciones al margen, el hecho real es que a tres meses de la elección del próximo rector algunas tendencias, como la del doctor José Narro Robles, se fortalecen. Él ha sido el principal operador de políticas académicas; la cooperación, mesura y discreción de Narro han sido invaluables para De la fuente y para la Universidad. Si como afirma De la Fuente el actual prestigio de la UNAM es el fruto del trabajo, del esfuerzo y la creatividad de todos los universitarios, nosotros afirmamos que algunos de esos “todos”, como Narro Robles, aportaron esfuerzo, talento, vida y corazón.

Con todo, la moneda está en aire y cualquiera de los universitarios más brillantes, sea hombre o mujer, puede llegar a la rectoría. Solo esperemos que el poder central de la federación se mantenga alejado del proceso de sucesión y no le apetezca involucrarse, violando la autonomía universitaria, que tanto ha costado a la UNAM, preservar.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com