Linea Directa


 

LOS PELIGROS DEL CONTEXTO EN LA UNAM

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 11-06-07)

La UNAM se perfila hacia un proceso de sucesión de rector en un medio cada vez más violento y conflictivo, pero los riesgos más importantes hasta ahora, devienen del contexto político del poder central en que se desenvuelve. La carencia de un proyecto de Estado explícito, en materia educativa, que debiera modular las expectativas, hace inciertas las deseables adecuaciones entre los que persigue el nuevo gobierno y la visión y objetivos de las instituciones de educación superior en México.

En la praxis lo que mencionamos se reflejó en las dudas mostradas por el Poder Ejecutivo para nombrar a la actual secretaria de Educación Pública, la señora Josefina Vásquez Mota. La que más que proveniente de un riguroso proceso de selección entre varias opciones de personalidades académicas expertas en el área, se decidió atendiendo a un criterio pragmático de disponibilidad y, si nos permiten el contrasentido, el señor Calderón quiso rescatar a la más brillante de entre las grandes opacidades del gabinete del ex presidente Fox.

Sin embargo, esa fue una decisión infortunada, atendiendo lo provisional, como fueron algunos otros nombramientos en el mismo gabinete, con el propósito de que una vez que se alcanzara el pleno poder y consolidación del Ejecutivo entonces sí, nombrar al Gabinete que lo habrá de acompañar durante el resto del sexenio.

Lo triste del asunto es que no había mucho de dónde echar mano. La mejores cartas credenciales de la secretaria de Educación, en materia de educación, no fueron sus amplios conocimientos en las Ciencias de la Educación, ni su poco impresionante currículum académico, sino la sensibilidad política de la que la proveyó su formación en Sociología la Universidad Iberoamericana, una institución jesuita, que fue la misma que formó profesionalmente a Vicente Fox, con todo lo que de ello se derivó.

Acotada desde el primer momento, por arriba y por abajo, la secretaria de Educación estuvo impedida para seleccionar a sus colaboradores institucionales de más alto rango; lo que la llevó a confrontarse con el alter ego o poder tras el trono. Sus aspiraciones personales la llevaron a desear ocupar el puesto de secretaria de Gobernación, sin percatarse que esa plaza ya estaba concesionada. Si solo fueran las condiciones mencionadas las que estuvieran entorpeciendo los movimientos de la secretaria de Educación, todavía podría sobrevivir incómodamente, pero como para remachar su deplorable situación de debilidad institucional, recibió instrucciones de no provocar a la aliada política más poderosa del señor Calderón, la profesora Elba Esther Gordillo, misma que olímpicamente toma las decisiones que le convienen en materia de educación, sin tomar en cuenta la opinión de la secretaria Vásquez Mota.

En este insano, por decir lo menos, caldo de cultivo, se presenta este mismo año, el proceso de sucesión del rector de la UNAM y necesariamente el contexto deberá ser tomado en cuenta para designar a quien tome la venera, la toga y el birrete del doctor De la Fuente. Las agitadas aguas en las que navega la nave del Estado se encuentran amenazadas por un vendaval y las cosas no serán fáciles para nadie.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com