Linea Directa


 

EN LA UNAM, UN CANDIDATO DE EXCEPCIÓN

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 19-02-07)

Hoy por la noche es más que probable que el Dr. José Narro Robles sea nombrado por la Junta de Gobierno de la UNAM, director de la Facultad de Medicina para iniciar un segundo periodo. Con esto se estará en vías de hacerle justicia a un hombre que ha dedicado durante la mayor parte de su vida, lo mejor de sí a la Universidad.

Y mencionamos hacerle justicia, porque hace algo más de siete años él, Narro Robles, renunció a un puesto de primer nivel en la administración pública federal, para competir por la rectoría de la UNAM. En aquellos entonces la gran institución pasaba uno de sus tragos más amargos por un despiadado ataque del poder central que había inspirado una larga huelga, bajo el rectorado del Dr. Francisco Barnés de Castro. La coyuntura exigía el mando de un universitario de excepción y al final de las deliberaciones del cuerpo colegiado responsable del proceso de selección, la Junta de Gobierno, entró en crisis, porque un grupúsculo de miembros de la Junta, incondicionales del ex rector Sarukhán Kermes, adoptó una postura irreconciliable, bajo la premisa de: “cualquier otro, menos José Narro”, amenazando a la Junta de que si no cumplía su demanda ellos impugnarían públicamente la decisión de los miembros de la Junta de Gobierno. Sarukhán había vetado, de facto con todo el peso de su poder al doctor Narro, atendiendo a viejas diferencias.

Dada la gravedad de la crisis, en una totalmente inusual estrategia, se invitó a participar en el proceso de selección al entonces secretario de Salud de la Federación, el Dr. Juan Ramón de la Fuente, un universitario que había demostrado una notable entrega a la Universidad y había encabezado la Coordinación de la Investigación Científica, quien en menos de 72 horas tomó la decisión de renunciar a la Secretaría de Salud y competir por la rectoría de la UNAM, para mediar en el diferendum de la Junta y conciliar los intereses entre sus miembros. Debe recalcarse el hecho de que la forma de selección del Jefe Nato de la UNAM proporcionó a la gran casa de estudios, desde los años cuarenta del siglo pasado las bases de su estabilidad política y eso es lo que estaba en juego.

Hoy el Dr. José Narro estará en posición de escalar un peldaño más en la ruta del sueño de todo universitario que runa los requisitos de cúmulo de conocimientos y brillante talento para aspirar a ser rector. Su profesionalismo académico y profundo amor a la institución, son garantía de que siempre hará todo lo necesario para incrementar el desarrollo positivo de la casa de la educación y la cultura, en un mundo marcado en la actualidad por la incertidumbre de una institución que aspira continuamente a la auto renovación y, prioritariamente a mejorar el nivel de los mexicanos.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com