REFLEXIONES GUADALUPANAS
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 12-12-00)

Días como este hacen que la vida valga la pena vivirse. Anoche no nos acabamos la pólvora en infiernitos, antes bien el pueblo la utilizó a raudales para anunciar al mundo nuestra alegría por el nacimiento de la Virgen Morena. Las mañanitas, cantadas en la Basílica por millones de fervientes voces estuvieron "super truper".

Dios mediante, esos idiotas maestros oaxaqueños hoy ya no la harán de tox ni amagarán con la "toma de Los Pinos". Porque aún me resisto a creer que la disidencia del magisterio, al igual que su contraparte, los del SNTE, sean hordas de masas manipuladas al servicio de grupos de oposición política ¿será inocencia o se llama de otra forma?

¿A quién podrían estar obedeciendo los líderes del magisterio oaxaqueño? ¿A Diódoro? Imposible, Carrasco recibió instrucciones de Zedillo para trabajar una transición de terciopelo pero, entonces ¿quién carambas estará desestabilizando a mi gobierno? El pobre de Gil Díaz se vio obligado a salir, como las sirvientas, por la puerta trasera del Congreso y con tamaño susto.

¿Será Melón será Sandía, será el pelón de Eche...? Perdón, me ofusqué, eso también es imposible, porque, aquí entre nos, es mi cuate, pero entonces ¿quién, quién quién? Hoy, hoy, hoy, lo voy a encontrar, por que la última ficha que me queda en este juego del dominó es una mula horcada: Pepe, al que apodan el musulmán, el fedayin o, a veces, el árabe del sureste.

Divididos en dos grandes bloques los gobernadores priístas, andan desconocidos haciendo grilla. Uno de ellos está con Roberto y el otro contra él. A mí me conviene que se hagan garras, pero que en ese proceso no afecten la gobernabilidad de los Poderes de la Unión, porque si no, esto no camina. Ahora que tengo que averiguar contra quién va la jugada, porque si es contra mí, que me perdone la vigencia de Guadalupe, pero se van a ir todos de puntitas a chiflar a su mauser. Tengo que poner a trabajar a Fito, el que me recomendó la CIA para manejar los asuntos del Cisen, para que me aclare las cosas en el caso de las grillas subrepticias.

En realidad yo no sabía la tremenda carga que venía con el puesto. Estoy anonadado y a lo mejor no me alcanza el papel. Me refiero al que me tocó jugar como presidente, pero de que se las parto, se las parto... Nomás, por favor y por el espíritu santo, denme tiempo.