Linea Directa


LAS DEBILIDADES DE LA UNAM

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 24-07-06)

La toma de decisiones implica siempre un riesgo y el rector Juan Ramón de la Fuente con conocimiento de causa y una vez evaluada la situación, tomó una decisión que a la luz de los acontecimientos no parece equivocada, pero fue altamente peligrosa. La comunidad universitaria de la gran casa de estudios se inclinó en contra del proyecto oficial de permanencia en el poder del Ejecutivo y del grupo en la dirigencia federal.

Lo mencionado conllevará, como consecuencia, sus costos y respectivos pagos de la factura. Ya de por sí la UNAM, como otras instituciones académicas, sufrió los embates de la irracional parcialidad y la discriminación reflejados en los recursos del presupuesto federal a la investigación científica que se vieron drásticamente disminuidos, debido a lo que a todas luces pareció una política de castigo, atribuible a la falta de equilibrios que el Poder Ejecutivo observó en el organigrama de mando de la UNAM.

Resulta que la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM ha estado a cargo, desde el primer periodo del doctor De la Fuente, del doctor René Drucker Colín, un valioso universitario y prestigiado académico investigador que ha militado en la izquierda formal toda su vida, lo que al parecer no fue del agrado de la facciosa camarilla oficial encargada de abrir o cerrar la llave de los recursos del presupuesto federal que, en complicidad con el Legislativo, se permitió restringir una actividad altamente prioritaria para el desarrollo del país. A la administración foxista no el importó sacrificar un renglón estratégico para el desarrollo de México, con tal de evitar potenciales éxitos de una corriente a cargo de lo que consideraron un adversario político. Si solo el gobierno federal hubiera destinado los recursos que se invirtieron en el dispendio del elefante blanco, conocido como la Biblioteca José Vasconcelos, un concepto sexenal burdo y cursi de la Biblioteca Nacional, hubiera llevado bocanadas de preciado oxígeno a la investigación científica.

Es en ese contexto de los celos políticos, que parecen irrelevantes, pero resultan importantes, que se hace previsible una venganza federal contra la UNAM, apenas se consolide la última fase del fraude de Estado y le den la apariencia de legítimo a un gobierno que no podrá serlo nunca, porque nació manchado por la ilegalidad e impuesto por el derecho salvaje del poder a ultranza.

Tiempos difíciles amenazan la supervivencia de la UNAM, la casa de la inteligencia y la cultura, la cual no resistiría una encuesta, de esas que por docenas se mandaron hacer desde Los Pinos, para saber de qué lado soplan los vientos que la inclinan.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com