Linea Directa


 

DE LA FUENTE ¿CANDIDATO PARA PRESIDENTE INTERINO?

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 19-06-06)

¿Qué motivó al rector Juan Ramón de la Fuente rector de la UNAM, a firmar la semana pasada un acuerdo de legitimación política con Luis Carlos Ugalde, director general del Instituto Federal Electoral, para intentar validar un proceso ya de por sí harto difícil?

El doctor De la Fuente sabe, porque no nació ayer, que en su calidad de líder de la comunidad universitaria más importante del país, pone en riesgo la vida institucional de la Universidad, en el caso de tomar una decisión equivocada.

Aparentemente nada obligaba al doctor De la Fuente a participar en el circo político de tres pistas que vive el país, y sabe, insistimos, porque no nació ayer, que el señor Ugalde en el anterior sexenio era un don nadie, hasta que la señora Elba Esther Gordillo lo seleccionó para ocupar su actual puesto, como uno de los puntos de acuerdo de la negociación con Vicente Fox para llevar a la señora a ocupar la Secretaría General del PRI.

El rector sabe que mientras el pasado 15 de mayo, durante la celebración anual del Día del Maestro, él entregaba a diez connotados universitarios toga y birrete de Maestro Emérito, entre los cuales se encontraban por lo menos dos premiados con esa distinción que trabajaron más para ellos que para la Universidad (Jorge Carpizo, ex procurador general de la República y ex secretario de Gobernación y José Sarukán Kermes, ex coordinador sectorial del Gabinete de Vicente Fox), ese mismo día a no más de doscientos kilómetros de distancia, la “profesora Gordillo depositaba un indecoroso ósculo en la mejilla de Vicente Fox que refrendaba los lazos de sumisión a él y a su proyecto político. Todo ello en un escenario antimadracista prefabricado en la Ciudad de Toluca, denotando con ello hacia dónde caminaría el Estado de México en las próximas elecciones.

La razón fundamental que hace tan apetecible políticamente a los foxistas, a la señora Gordillo y al propio presidente de la República, no es solamente la notable capacidad de insidia de la señora o el hecho de tener bajo su control al sindicato más numeroso y con la dirigencia más corrupta de América Latina, sino se debe, precisamente, a que ella cuenta con al ascendiente más importante sobre Luis Carlos Ugalde el presidente del IFE, quien le debe a ella hasta el último gramo de los kilos de popularidad y prestigio que ha ganada en los últimos años de este sexenio.    

Ahora Juan Ramón de la Fuente se encuentra caminado en las alturas, en la cuerda floja y sin red de protección, en la pista central del circo de tres pistas, apoyándose solamente en su blandengue pértiga, para intentar darle legitimidad a un proceso que se sabe amañado y con clarísimos visos de haber sido trucado.

Dadas las peligrosas circunstancias de ingobernabilidad que exhiben varias regiones del país y si, como apuntan las tendencias, ello tiende a agravarse, la posición del rector De la Fuente se torna interesante, porque es uno de los miembros más prominentes de la sociedad civil. En le caso de acelerarse el proceso de degradación política presidencial donde se haga indispensable su reemplazo, al no ser el rector De la Fuente militante explícito de ningún partido, lo llevaría a ser el candidato idóneo, para que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión lo nombrara presidente interino de la República Mexicana. Lo cual sería una lástima, porque él quedaría obligado constitucionalmente a citar a elecciones presidenciales en los límites de tiempo que la Ley establece y estaría impedido para participar como candidato independiente.

Entonces sí podríamos pronunciar ¡pobre De la Fuente, pobre país y pobre México! A esto nos expone un foxismo fundamentalista, miope y antidemocrático.  


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com