Linea Directa


 

¿UNA RECTORA EN LA UNAM?

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 24-04-06)

Otra vez, cuando el rector Juan Ramón de la Fuente Ramírez, adopta su papel de sigiloso puma, todo se puede esperar del gran felino. En muchas ocasiones el poderoso puma se mueve en funciones inocuas, por ejemplo ir por diversas regiones del mundo coleccionando doctorados honoris causa, como el último atesorado apenas la semana pasada en la Universidad Estatal Lomonosov, Sin embargo, en otras las cosas van más en serio.

Postulante, por parte de un partido político, para habitar el Palacio de Covián en los inicios del próximo sexenio, De la Fuente Ramírez odiaría ser tachado de imprevisor, por lo cual se siente obligado a planear estrategias alternativas ante la eventualidad de cambiar su silla de la rectoría de la UNAM, por la del vetusto despacho que alguna vez ocuparan personas tan disímbolas como  don Jesús Reyes Heroles o Fernando Gutiérrez Barrios.

Ante esa misma eventualidad que nos ocupa, el todavía rector de la gran casa de estudios pretende salir por la puerta grande de la institución universitaria, tratando de imprimir un giro histórico a la sucesión. Está en su derecho y, debido a su influencia  casi total sobre los miembros de la Junta de Gobierno, también en posibilidad de intentarlo, cambiando de género el liderazgo máximo de la institución. Aunque aún esa sea una mera posibilidad ya se han tomado algunos pasos previos para, en su caso,  llevarla a cabo.

Claro que en la lista de los candidatos y candidatas tendrían que conjugarse el perfil, el historial académico, el nivel de prestigio el compromiso con el espíritu universitario, la fuerza de los sectores que representan y, como es de suponerse, un factor muy importante será la aprobación de quien cede la estafeta.

Quizá una pista, para descifrar este acertijo de género, lo sea el que, al actual rector se le ha detectado una sutil aura color de rosa, todavía con aromas de pino, más que a frondoso bosque y, además, muy discretos movimientos (y algunos no tanto) apuntan a la conformación de un equipo had oc apropiado para el desempeño de un liderazgo femenino. Pasiones vederes, Sáncho, debió escribir en su momento, el inmortal don Miguel de Cervantes Saavedra. 

No narro, por cuestiones de seguridad, los peligros y acechanzas que enfrentará el proyecto descrito, pero habría que reconocer que si el rector pisara como titular el Palacio Cobián, pocos obstáculos institucionales podría encontrar en su empeño para darle el golpe de timón histórico a una casa de estudios de cuatrocientos años de añejas tradiciones en el campo de la discriminación de género en el liderazgo nato de la UNAM.

   


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com