Linea Directa


LOS CASINOS EN MÉXICO Y LA UNAM

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 24-01-05)

 

El rector Juan Ramón de la Fuente sabe que la reina de las instituciones educativas en México no solo debe ser decente, anteponiendo sus sólidos principios de que la han nutrido sus hijos a través de la historia, sino que, además de serlo, debe parecerlo.

Lo anterior viene a cuento porque los peligros que acechan a la UNAM son mayúsculos, especialmente cuando las estrategias para usarla y debilitarla provienen del poder central. Ahora están utilizando a los desesperados legisladores que aceptaron, como diría el señor Fox, “el oro y el moro” de poderosos grupos de interés asociados con mafias, dignos representantes de la delincuencia organizada internacional.

Finalmente los diputados del PAN están aprendiendo algo de la cachaza y cara dura de los diputados priístas. Actuando con todo el cinismo del mundo, el legislador panista José González Morfin, sin ignorar que fue su bancada la más decidida de las fracciones parlamentarias que, con inusitado entusiasmo defendió y avaló el proyecto del Presupuesto de Egresos del 2005, presentado por la administración de Vicente Fox, en el cual se le recortaba drásticamente el presupuesto a la UNAM, poniendo en grave peligro su programa educativo y el desarrollo de la investigación científica.

Ahora, como si no hubiera pasado nada, los diputados panistas quieren ensuciar a la gran casa de estudios tratando de que sea la Universidad Nacional la que elabore un análisis del impacto económico y social, que sirva de base para que el Congreso pueda aprobar la instalación y operación de casinos en México. ¡Qué falta de vergüenza! Como en los mejores tiempos del priísmo, los santurrones del PAN, como si la UNAM no tuviera memoria, intentan que la Universidad avalé el negocio sucio de los casinos que, obligadamente devendrán en enormes lavadoras de recursos procedentes del narcotráfico.

Un puñado de panistas de alta alcurnia del área responsable del turismo, quienes, expresado en lenguaje vernáculo, fueron “maiceados” a placer, a cambio de comprometerse a aprobar una nueva ley de Juegos y Sorteos durante la administración foxista que permitiera la operación de casinos, no han podido cumplir lo pactado y están aterrorizados, porque los mafiosos contratantes comienzan a sugerir que: o cumplen o regresan lo que recibieron. Con esto cundió el pánico entre esos panistas y sus legisladores. Éstos, desesperados, elevaron su mirada y se les ocurrió acudir a la UNAM, la que, como muchas otras instituciones educativas, sufre de grandes carencias y cuando la mayoría de sus miembros viven en niveles más que modestos, pensando que les será fácil cohecharlos, para rendir un informe acorde con sus deseos.

El pretexto utilizado por los legisladores panistas y sus socios de la mafia es que con los casinos se generará una importante fuente de empleos (de los que ciertamente, el país esta ávido) pero ¿a qué precio?

¿Cómo es que no se le ocurrió al diputado Morfín una iniciativa para fundar una escuela de sexo-servidoras para jovencitas mexicanas, destinada a surtir a los antros circunvecinos de los prósperos casinos por los cuales circularán los ríos de dólares? ¿Acaso creen los panistas que un estudio del impacto educativo de una escuela de esa naturaleza no aportaría más empleos, incluso a la parte femenina de las familias de los legisladores panistas?


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com