Linea Directa


EL GOBERNADOR MÁS PODEROSO DE MÉXICO

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 08-12-03)

Por estas fechas el espíritu prenavideño hace ganar a la impunidad y dispersar nuestro interés. Si bien la actividad e importancia de las decisiones políticas crece, al mismo tiempo la atención de la opinión pública disminuye y se adormila. Épocas como esta estaba esperando el Poder Ejecutivo para cumplir con instrucciones que vienen de más allá de nuestras fronteras, como es el caso del nombramiento del gobernador del Banco de México.

La política monetaria de México se dicta en Washington, a través de sus representantes y en ese campo específico quien encabeza los intereses del imperio en nuestro país se llama Guillermo Ortiz Martínez, quien fue designado para un segundo periodo en la gubernatura de Banxico.

En un pueblo con graves padecimientos de alzheimer político, personajes como Ortiz Martínez hacen de las suyas. Sin embargo, ahí está la historia escrita para sacar de dudas a los escépticos: al principio de la administración de Ernesto Zedillo, Guillermo Ortiz, con sus apoyos extranjeros, le disputaba a Vicente Fox la precandidatura a la Presidencia de la República, pero un grupo de poder priísta, en forma por demás violenta (le mataron al hermano) lo sacó de la jugada. Luego le fueron puestos candados a sus aspiraciones cuando a todos los tecnócratas que no contaran con militancia y experiencia legislativa les inhibieron participar como precandidatos a la Presidencia. Oñate Laborde, presidente en ese momento del CEN de PRI, más leal al ex presidente Carlos Salinas que a Zedillo, se llevó una pública como sonora mentada de madre de Ortiz Martínez, pero finalmente dejó el camino libre para que Vicente Fox pudiera aspirar, e inspirar a la transnacional Coca-Cola, a sacar su proyecto adelante.

A partir de ese momento Ortiz, el todavía secretario de Hacienda y C. P. de Ernesto Zedillo fue utilizado para montar la operación fraudulenta más grande en la historia del México moderno: el rescate bancario, mejor conocido como el “Fobaproa”. Tres fueron los personajes centrales de la creación de ese mega fraude, que los mexicanos tardaremos cinco generaciones en pagar: Ernesto Zedillo, Guillermo Ortiz y José Madariaga Lomelí, en ese momento Presidente de la Asociación de Banqueros de México.

Ahora, el espíritu festivo del fin de año, vuelve a servir como cortina de humo para que Vicente Fox pueda investir de impunidad transexenal al representante de Alan Greenspan en México, a pesar de la oposición de un importante grupo de legisladores panistas que conocen la responsabilidad que tuvo Ortiz en el aquelarre del mega fraude del Siglo XX. ¿Cuál es el cambio en su gobierno, señor Fox?


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com