Linea Directa


NUBARRONES EN EL HORIZONTE DE LA UNAM

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 22-09-03)

Amenazado el país por la creciente ingobernabilidad producto de una insensible y políticamente muy pobre dirigencia gubernamental, la sucesión de rector Juan Ramón de la Fuente en la UNAM podría verse contaminada por factores externos de un cierto peso específico.

La crisis económica en México está alcanzando niveles de preocupación extrema, cuando las clases populares se ven obligadas a comprar alimentos de la canasta básica por gramos, en lugar de por kilo, y hasta el alimento más popular como la tortilla de maíz, en las ciudades pequeñas y pueblos cercanos ya se compran por pieza y no por  kilogramo, porque la población carece de los recursos mínimos de subsistencia y no completan para adquirir el kilo. Entonces comienzan a aflorar organizaciones, como la que ampara el Manifiesto de Sinaloa, dispuestos a tomar las armas para tratar de remediar las cosas.

Tradicionalmente ese tipo de movimientos revolucionarios tratan, y muchas veces lo consiguen, de obtener el respaldo solidario en estratos jóvenes de la población que poseen una mayor sensibilidad y son proclives a establecer una empatía con sus causas y demandas. Por ello las universidades son terreno fértil para incubar redes de protección y activismo político disidente. Alianza Cívica, la organización que presumiblemente emitió “El Manifiesto de Sinaloa”, por lo pronto anidada en algún lugar de la Sierra Madre Occidental, enfiló sus baterías para operar en Sinaloa, Durango, Chihuahua, Nayarit y Jalisco.

Sin embargo, para la UNAM esa no es la única situación de cuidado. La otra pugna, entre un grupo de poder enraizado en la Universidad, me refiero al que de alguna manera comanda el líder “moral” del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el doctor Jorge Carpizo, contra una muy poderosa facción de la ultraderecha católica encabezada por el cardenal Juan Sandoval Íñiguez de Guadalajara, puede desbordarse debido a la virulencia del enfermizo carácter de Carpizo, quien sabe que cuenta con el casi total respaldo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari a quien, por cierto le está sirviendo como un empleado ex oficio, para formar un dique de contención y mantenerlo aislado del crimen del cardenal Posadas Ocampo.

Por más que Carpizo MacGregor ha tomado la decisión de abandonar el país por dos años para trasladarse a España, ésta ha sido tardía y, para estas alturas él sabe que ya no quedará totalmente impune. Al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM le resulta materialmente imposible deslindarse del ex secretario de Gobernación y si Carpizo no da el primer paso para proteger a su alma mater de una confrontación entre personalidades y no entre instituciones, entonces podría complicar un proceso sucesorio universitario que se apreciaba limpio y tranquilo, hasta que protagonismos enfermos amenazaron con descomponer el escenario.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com