Linea Directa


EL RECTOR DE LA FUENTE; EL PRESIDENTE DE LA TRANSICIÓN

Por Gerardo Reyes Gómez (LD 05-05-03)

El primer escenario.

El asesor estrella del doctor Juan Ramón de la Fuente, hombre poco propicio a los juegos de azar, está haciendo trabajar, desde hace algo más de dos años, horas extras al rector de la UNAM. En el primero de los dos escenarios prediseñados, pronto estarán listas las condiciones para dar un golpe de Estado (no excesivamente violento) que arrebate el mando al presidente de la república.

Ante la evidente inmovilidad del país en varios de los más importantes renglones del desarrollo, se hizo patente que debido a la falta de sensibilidad y capacidad del actual grupo gobernante, se ha propiciado el deterioro y se han dañado los equilibrios de las fuentes de poder. Además, se ha visto vulnerada gravemente la unidad nacional y sin proyecto de nación el gobierno avanza vertiginosamente a la degradación de los valores sociales, políticos y económicos que le daban cohesión al país. El centro de toma de decisiones políticas también adolece de fallas mayores que propician el desaliento y la falta de confianza de la ciudadanía en sus liderazgos e instituciones.

En el primer escenario se contempla que si, como todo hace suponer, el próximo proceso electoral no hace el milagro de recomponer fundamentalmente las cosas, se habrán sentado las bases para iniciar una secuencia de acciones muy concretas, encaminadas al nombramiento de un presidente interino; ello inmediatamente después del próximo Informe Presidencial. El estancamiento y la parálisis del Estado mexicano se han convertido en un asunto de seguridad nacional, y es asunto grave para el desarrollo regional del hemisferio norte del Continente Americano.

Ante los más serios análisis de prospectiva que demuestran esas peligrosas tendencias, el rector De la Fuente ha venido trabajando de tiempo completo, como si gozara de dos años sabáticos, con entusiasmo y pasión en la construcción de una sólida imagen de liderazgo para ganar la aceptación no solo de grandes grupos, sino la simpatía y adhesión de otros líderes, como son los de los partidos políticos de todas las tendencias, de grupos financieros y sin olvidarse de los frentes sociales. El objetivo es que cuando las condiciones estén dadas, él, como fruto maduro del árbol de la sabiduría, sería el líder natural al que apoyaran todos los consensos para terminar el actual periodo presidencial, claro que contando con la luz verde de la mega estructura y la de los centros de poder extranacionales, sin los cuales no podría prosperar el proyecto. De esta manera nacería el verdadero presidente de la transición.

El segundo escenario.

Como es natural, en cualquier escenario estará muy presente el papel que como rector de la UNAM juega el doctor De la Fuente, ya que su reelección como jefe nato de la máxima casa de estudios se tornará vital y se hace indispensable que el proceso político de la UNAM avance sobre terciopelo. Así lo ha considerado ese asesor que en su momento utilizó esa pesada y vieja mesa redonda de roble claro, en su oficina del primer piso de Los Pinos. De no llevarse a cabo el primer escenario, la futura situación abrirá una gama de posibilidades para recomponer y consolidar alianzas entre los diversos grupos de poder universitarios.

En esta segunda opción el rector contaría con más tiempo para afinar sus estrategias y entonces buscará su inclusión dentro de próximo periodo electoral en el 2006, afiliándose, si es absolutamente necesario, a un partido político, para legitimar su participación como candidato y con los importantes apoyos financieros obtenidos, por esos mismos grupos que ya están consolidados. En caso de no prosperar el escenario uno, tendrá tiempo suficiente para impulsar a su sucesor en la rectoría en la UNAM y los resultados podrían ser hasta benéficos para la UNAM, aunque esa no tenga que ser la primera prioridad.

Así las cosas el presidente de la transición está listo para cumplir con la alta responsabilidad que le deparó el destino y, claro, también su asesor estrella.

P. D. Como es natural, por lo descrito, dejamos a la escudería del doctor Carpizo para próxima entrega.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com