Linea Directa


DIMITA USTED, SEÑOR PRESIDENTE
Por Gerardo Reyes Gómez (LD 27-01-03)

Miente usted, señor Vicente Fox; terca, cínica y ramplonamente vuelve usted a mentir, como es su muy deplorable costumbre. ¿Qué le hizo este país, para que insistentemente adopte usted un modelo por sistema: el ser un mentiroso crónico, cuya palabra de hombre, funcionario público o caballero, no valga el papel sobre el cual se editan sus mentiras. ¿Es que no tiene recato, vergüenza o dignidad? ¿A quién carajos le pidió la actual Legislatura en el Congreso jurar que cumpliría la Constitución, un malhadado primero de diciembre de hace dos años?

¿A quién le va usted a echar la culpa de la última devaluación del peso? ¿A los dinosaurios del pasado? ¿A los priístas facciosos? ¿A la disidencia panista que embozada, lo rechaza llena de vergüenza? ¿A los izquierdosos del PRD? ¿A los amigos de Labastida? ¿A los corruptos de Pemex? ¿A la señora precandidata de Vamos Martha? O ¿a la Virgen del Tepeyac y su ayático San Diego?

Una devaluación de 21% del peso en lo que va de su sexenio, no habla mal de su capacidad de presidente, al contrario, lo califica espléndidamente como un criminal e inepto, aunque me repatee estar por esta vez de acuerdo con el gángster que maneja el PRI. ¿Acaso no sabe usted, señor Fox que cuando se devalúa nuestra moneda equivale a devaluar la fuerza de trabajo de millones de mexicanos. A quienes, por la misma jornada de trabajo y la misma productividad les pagan con un dinero que, relacionado con el de los países poderosos, donde compramos los insumos que requiere nuestra industria, les pagan con un dinero que vale 21% menos.

¿A qué carajos fue usted a Davos, señor presidente? Si sabe que no cuenta con el coeficiente intelectual para percatarse de que poco o nada tiene que hacer allá. ¿Por qué echarle dinero bueno al malo? Hágale un favor a México: dimita usted, mediante el recurso de pedir licencia y váyase con su excelso séquito de ineptos a mentir a otra parte. A la Coca-Cola Co., por ejemplo. Allá estarían feliz de recibirlo, porque ellos hacen de la mezcla entre la mentira y el optimismo una chispa de su vida. Pero claro, no de la vida de millones de mexicanos sumidos en el hambre y la miseria. Haga, por una vez en su vida, un acto de decencia, para que la historia lo recuerde como un irresponsable y un inepto, pero no como el autor de uno de los crímenes más terribles de nuestra historia: un crimen de lesa patria contra los mexicanos.

volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com