Linea Directa


FOX; UN PRESIDENTE DE TELEVISIÓN
Por Gerardo Reyes Gómez (LD 23-12-02)

Como iluminado por el resplandor de una estrella navideña, que le marcara la trayectoria a Belén, Vicente Fox volvió con toda su proverbial terquedad a tomar la bien probada senda utilizada durante su campaña a la Presidencia: la mercadotecnia política.

Con lujo de apoyos técnicos, para estas fiestas navideñas su equipo de asesores le preparó un mensaje manipulado dirigido, principalmente a las clases medias mexicanas y, en general, a todos los sectores que cuenten con un receptor de televisión. El contenido del mensaje fue dividido en dos partes: la del manejo del texto y, la más importante; la de la venta de imagen. 

En la parte del texto sus contenidos no sorprenden a nadie, porque reiteran los conceptos que, como merolico, Fox no se cansa de repetir. No tiene esencia nueva, no llama a las conciencias, ni invita a la reflexión. Es la misma cantaleta machacona, el bla, bla, bla, de una ave semi canora conocida como el perico que repite incansablemente lo que le enseñaron a pronunciar.

Sin embargo, como manejo de imagen, la segunda parte del mensaje sí posee impacto, porque técnicamente utilizan por primera vez telemontajes para sobre poner imágenes. En esta ocasión la edición de la imagen de la pareja presidencial se sobre puso a otra imagen tomada días antes, durante la celebración de una posada en Los Pinos. Con ello, subliminalmente se desea implicar que detrás de la pareja presidencial se encuentra el pueblo que lo respalda; mismo que agradece a la pareja Fox la enorme dicha de estar siendo gobernados por tan feliz como artificial pareja.

Luciendo el presidente una recién estrenada dentadura, que discretamente se preocupa por exhibir, al pronunciar cada vez con mejor dicción, las palabras que hasta hace poco le costaban mucho trabajo, deja la impresión de estar ante una figura presidencial renovada y lista para enfrentar los retos de un año político crucial para su régimen. Retos que implican recobrar para la Presidencia, el control del Congreso.

No obstante todos los esfuerzos para grabar ese importante mensaje, y los que vendrán, poseen una falla fundamental: están vendiendo la imagen de una pareja, en un precio mucho más alto que su valor real. Y eso constituye un fraude al pueblo que dicen representar. La engañifa, más pronto que tarde, será descubierta y la reacción será no solo de decepción sino de coraje. Y si alguien lo duda, dejémoslo al tiempo.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com