Linea Directa


CHIAPAS, LA LEY INDÍGENA Y EL EZLN
Por Gerardo Reyes Gómez (LD 16-09-02)

Sucede un poco como aquel parroquiano que caminando por la calle entra en un negocio y pregunta fuerte y claro: disculpe señor ¿tiene chuletas? Y el dependiente le contesta: no señor... pero usted debe ser gallego. Y ¿cómo lo supo, será por el acento? No, replica de nuevo el dependiente, porque esta es una ferretería. Así la Suprema Corte de Justicia de la nación se tardó meses para declararse incompetente para sancionar una reforma a la Ley Indígena y con ello, ahora, crea un problemón de antología.

El panorama de los grupos indígenas se obscurece y el del Poder Ejecutivo no le va a la zaga, porque ¿alguien recuerda con qué cachaza el señor Vicente Fox, en uno de sus muchos desafortunados desplantes de campaña, prometió que si llegaba a presidente él acabaría con el problema de Chiapas en quince minutos? Esa observación nos sirvió mucho para medir el coeficiente intelectual del entonces candidato, tanto como su experiencia y cúmulo de conocimientos sociopolíticos. Hoy, ese exabrupto, más que baladronada, nos parecería como si ahora nos prometiera que antes de que termine su sexenio él será capaz de tapar el sol con un dedo y, además, pretendiera que en México se le creyera.

Sin embargo, lo grave no es la falta de conocimiento de la historia de un señor que tendría la obligación de manejar el ABC de la política; no, lo dramático es que ninguno de sus asesores pudo o quiso explicarle al señor Fox lo que significa el fenómeno zapatista, que fuera encabezado por el subcomandante Marcos, para que no hiciera el ridículo, y mientras él no entienda ese movimiento popular, no podrá darle solución ni ahora ni nunca. 

Los orígenes del movimiento en Chiapas se remontan lejos en la historia y no están ajenos a una respuesta autónoma de nuevas alternativas y el “contraimperio”. Esa lucha es biopolítica e implicaba desde injusticias ancestrales hasta el rechazo directo al Tratado de Libre Comercio con EE.UU. y Canadá. Aunque esa lucha nunca estuvo conectada con ningún otro movimiento, porque demanda satisfactores regionales específicos, pronto alcanzó una dimensión de cobertura global, antes de terminar la primera fase de su desarrollo, porque en esencia cuestiona elementos fundamentales del imperio global.

Fox no entendió a qué se enfrentaría su gobierno, y no porque éste representara algún peligro de ser derrocado o verse inmerso en un violento movimiento armado que significara algún peligro para su administración sino, porque en la lucha simbólica de resistencia de amplios grupos localizados en el mundo, en contra de la nueva soberanía imperial, Marcos se convirtió en un icono que proyectaba al mundo una incipiente pero valiente respuesta. El interés suscitado en los EE.UU. y en la Unión Europea por EZLN fue extraordinario y si Fox y sus asesores están impedidos para darle correcta lectura al problema de Chiapas, dentro de un análisis simbólico, entonces ellos no tienen nada que hacer; están perdidos.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com