Linea Directa


LAS DOS CARAS DE FOX
Por Gerardo Reyes Gómez (LD 02-09-02)

Evidentemente el primer mandatario tiene un problema grave con la ética; para él la verdad nada tiene que ver con la realidad, y pensado como pensaría un publicista ultra moderno, la verdad en sí  no existe; lo que afirmen los medios, independientemente de su veracidad, es lo que el público debe aceptar como “la verdad” y cuando es el presidente quien hace afirmaciones, sin recato, pues entonces, peor para la realidad, porque verdad sólo hay una: la de él.

Aclaremos, tan larga cadena de trabucos ideológicos. Como decía el último de los caciques revolucionarios Gonzalo N. Santos: “la moral es un árbol que da moras”. Así que si para los políticos pragmáticos la moral no existe, pues nuestro presidente queda como un gran campeón. Sólo así pueden entenderse algunos desplantes escenificados por el jefe del Ejecutivo, cuando frente a un foro internacional de primer nivel, como la Cumbre de Desarrollo Sustentable, con la mayor cachaza del mundo se atrevió a decir allá en Johannesburgo que en México se trabaja por la preservación del medio ambiente.

¿En qué cabeza cabe tal afirmación? Cuando es un secreto a voces que la Secretaría del Medio Ambiente no ha logrado consolidar ningún plan a nivel nacional. Cuando existe un consenso entre los funcionarios estatales, responsables del medio ambiente en sus respectivas entidades, en relación a la bajísima eficiencia del señor Víctor Lichtinger, titular de esa área en la administración federal  y cuyo principal indicador estriba en que nadie, pero de veras nadie, le guarda el más mínimo respeto. Especialmente porque en lo que va del ejercicio de esta administración se ha desmantelado lo que en el sexenio pasado se había logrado construir por el equipo de Julia Carabias.

Los indicadores de preservación de bosques, de ríos, lagunas, esteros y parques nacionales hablan por sí mismos. Escudados en la pobre disponibilidad de recursos la Secretaría de Lichtinger, parece llevar a cabo una huelga de brazos caídos, pero, lo más grave, también de neuronas minusválidas cuando no francamente estúpidas.

Si esto se lo tenemos que decir nosotros al presidente, pues valiente jefe del Ejecutivo tenemos, quien se fue a Sudáfrica como a un safari, sin la escopeta de la razón, a cazar idiotas que le creyeran lo que su criminal ignorancia le dictaba.

volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com