LA LAVANDERÍA DEL SURESTE
Por Gerardo Reyes Gómez. (BD 06-09-98)

Como para cachetearle el ya de por sí lastimado ego al Dr. Ernesto Zedillo, el señor William Clinton (Mr. W.C.) ayer le concedió una entrevista de escasa media hora, justo al final de sus encuentros con otros mandatarios, en el marco de la Asamblea General Extraordinaria de la ONU.
Prácticamente con un pie en el avión Fuerza Aérea No. 1, que lo regresaría de N. Y. a Washington, el presidente estadounidense, se permitió en una charla privada escuchar los reclamos del Ejecutivo mexicano sobre la operación Casablanca, llevada a cabo por las autoridades aduaneras del vecino país para desfogar necesidades de su política local electoral, tomando como pretexto el controvertido asunto del lavado de dinero.

En México es de sobra conocido que los recursos del narcotráfico son utilizados cada vez con más frecuencia para apoyar las campañas políticas del grupo gobernante. Si para muestra basta un botón, entonces ahí está el caso de Roberto Madrazo Pintado quien goza de total impunidad, no obstante habérsele comprobado que los ilegales recursos empleados en su campaña electoral para ascender a la gubernatura de Tabasco, no provinieron de la Federación ni del PRI, local o nacional.

Aún en este momento, si la Secretaría de la Contraloría intentara hacer su trabajo se encontraría con la sorpresa de que las grandes sumas empleadas por el gobernador tabasqueño, para el pago del manejo de su imagen en lo medios de comunicación, son fabulosas y no le alcanzaría el presupuesto para cubrirlas. Ergo, ese señor posee una maquinaria dedicada al lavado de recursos provenientes de un giro más negro que su conciencia.

Pero, por desgracia, esto ya no sorprende a nadie y hasta se ha llegado a afirmar que si el jefe del Estado mexicano no persigue al tabasqueño, como debiera, en un supuesto Estado de Derecho, es porque él mismo, aún sin quererlo, recibió algún financiamiento de su campaña para presidente, de la misma fuente del gobernador Madrazo. Y Mr. W. C. sabe todas esas cosas.