FOBAPROA O LA QUIEBRA; ORTIZ
Por Gerardo Reyes Gómez. (B 28-05-98)


¡Bravo! don Memo. volvió usted a meternos otro gol de portería a portería con lo de Fobaproa y con su ya característica cachaza hasta nos amenaza con eso de que: o pasa el Fobaproa en el Congreso o nos atenemos a la quiebra del país.

Sin embargo, le recuerdo una cosa, don Memo, puede que usted esta vez sí tenga razón, pero después de ese mandarriazo que nos puso no se va usted a ir limpio, porque una ley de la física dicta que: el dinero, como la energía, se transforma, más no se pierde. Así que ¿dónde quedó la bolita? don Memo ¿en qué lugar buscamos esa cantidad inmoral de recursos perdidos en el vericueto de los procesos de adjudicación de la banca, y la compra de la cartera vencida. ¿Cuántos millones son recuperables porque en algún lugar deben estar para soportar no solo el altísimo nivel de vida de empresarios y banqueros, sino el de sus familiares, casas grandes, chicas y amantes de uno u otro sexo?

Así que, don Memo, con todo respeto me dirijo a usted para preguntarle: ¿de veras piensa que somos idiotas, que nos chupamos el dedo y que usted no tiene ninguna responsabilidad en un "desaguisado" que costará a los mexicanos otros diez años de apretarnos el cinturón, cuando al méndigo ya ni le quedan hoyitos para ajustarlo?

Por fortuna, don Memo, es usted, como unos cuantos de los municipios chiapanecos, autónomo. Y hasta estoy imaginando, con toda la mala leche del mundo que cuando le dieron la gubernatura del Banco de México fue para protegerlo. El santo señor de los pinoles sabía que si no lo encapsulaba en un organismo como Banxico podrían intentar hacerlo garras, pero aun ahí, don Memo usted se lo merece. Lo que le han hecho al pueblo no tiene M... y puede usted esconder la mano que tiró la piedra, pero nuestros hijos y los hijos de sus hijos, le recordarán a usted como el sátrapa que los obligó a pagar los impuestos más injustos del Siglo XX y quizá del XXI.