UNAM; ENFILADA HACIA LA CRISIS
Por Gerardo Reyes Gómez. (F 16-01-95)

     Las universidades públicas, otra vez, caminan tomadas de la mano de una crisis que rebasó el ámbito económico para irrumpir, como un pesado tren en marcha y a gran velocidad, contra el muro de la salvaguarda política, poniendo en peligro la estabilidad tan celosamente guardada e indispensable para la función educativa.

     Obligadas por las terribles circunstancias del presente  las grandes universidades, como la UNAM, después de pasada la primera impresión de una grave cadena de eventos que todavía no terminan y que algunos aseguran apenas empiezan, se encuentran en periodo de análisis y evaluación de los acontecimientos para responder a las expectativas que demanda el grupo social de sus casas de cultura. La UNAM después de atravesar una etapa de calma institucional, producto del respetable ejercicio de un legítimo liderazgo político-académico del doctor José Sarukhán Kermes, no está ajena a los embates de la indignación nacional producto del derrumbamiento de nuestra economía y un sentimiento de engaño del cual se sabe víctima.

Antes bien, es en la Universidad, y especialmente entre los grupos más jóvenes de su comunidad, donde se juzga con más dureza, enjundia y pasión, el actuar político de una recién pasada administración que puso al país en situación tan difícil de dependencia económica. La muchachada, inquieta, creativa y profundamente pasional, con toda justicia reclama y pone en tela de juicio a las instituciones, los objetivos y los hombres que fueron capaces de tomar decisiones equivocadas, o mal intencionadas, que tienen al país viviendo al borde del precipicio; y preguntan a sus mayores ¿qué clase de país les estamos entregando? ¿por qué falló la capacidad de construir mejores mecanismos, leyes y procedimientos que debieron haber impedido la bancarrota de nuestras finanzas? ¿hasta dónde se requiere de una renovación total del aparato de toma de decisiones políticas nacionales? ¿cuáles fueron, y son aún, los pesados lastres que impiden nuestro desarrollo y generan tan amplios márgenes de injusticia para grandes grupos sociales? y, sobre to

(Continúa en la página 113)