Linea Directa


ESPERAMOS UN DISCURSO DE COLIN POWELL EN MÉXICO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 04-03-02)

Que se equivocó, que no dijo lo que dijo, que probablemente fue un lapsus estúpidus, como los frecuentemente pronunciados por algún mandatario. Que pensó que estaba dando una conferencia magistral en una prestigiadísima y beata institución académica-religiosa, como la Escuela de las Américas, y no en el mero centro de la gusanera de Miami, donde, sospechosamente escogió la cancillería para establecer un consulado y la Casa de la Cultura de México. Sin embargo, miente. Miente el güerito Castañeda, porque a él se le puede acusar de muchas cosas, menos de ser un con ¨P¨, con ¨D¨ con¨J¨.

No, claro que ¡no! El güerito llegó a Miami con su plan con maña; se trataba de una provocación internacional contra Cuba, perfectamente calculada en sus alcances. Porque hasta el más imbécil de cancilleres sabría de los efectos que podría tener un mensaje disparado en forma irresponsable en un contexto como el que él utilizó. Así que, no nos digan, que no nos cuenten: a Fidel Casto se le apreció el Coco (me refiero al Coco Castañeda) quien algunos de mis malosos, como maledicientes compañeros de la pluma, llaman, por alguna extraña razón: “la Coquis”.

Claro que don Vicente Fox estaría dado de brincos de puritita alegría si otro canciller, como Colin Powell, el Negrito Sandía titular del Departamento de Estado, pronunciara un discurso semejante, ante una de las más exclusivas audiencias, como es la Confederación Nacional Campesina en el cual mencionara, vía un conocido programa radiofónico “Fox en vivo, Fox Contigo”, que las puertas de la Embajada de EE.UU. en México, y las de todos sus consulados en la República están abiertas de par en par para que, sin trámite alguno, todo mexicano, salvadoreño, hondureño y en general latinoamericano que quisiera probar suerte levantando cosechas, atendiendo jardines, lavando platos, barriendo calles, aseando letrinas y, por el mismo precio, adquiriendo sida, se decidiera a abandonar nuestro país.

Entonces sí, los espantosos tumultos debidos a la provocación, causarían la muerte hasta de otro ilustre oaxaqueño, Heladio Ramírez, el nuevo” bomberito Juárez” del agro mexicano y no precisamente porque él quisiera tomar el primer lugar en la fila de la Embajada  de EE.UU., sino por estallamiento de vísceras, debido al apachurramiento involuntario provocado por las multitudes de fans del popular Mr. Fox.

Tal situación, según el güerito perverso de Tlaltelolco, no justificaría una nota diplomática de protesta, y hasta intentaría, como es su costumbre, cargarle el muerto al maquiavélico de las largas barbas, Fidel Castro. Eso sí que sería gratificante para Fox y para todos los chiquillos y chiquillas viviendo bajo los maravillosos espacios del cuerno de la abundancia que cubre la moderna águila mocha de la Presidencia. Así que dediquemos un ¡bravo! Y tres ¡hurras! al güerito Castañeda, quien representa mejor a los gusanos cubanos de Miami, que a los mexicanos que según él, nosotros ni a gusanos llegamos.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com