Linea Directa


AVANCES EN LA INVESTIGACIÓN DE UN GENOCIDIO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 24-12-01)

Tal como prometimos a nuestros lectores, Línea Directa continuó sus pesquisas para tratar de esclarecer el genocidio cometido en Ciudad Juárez Chihuahua en contra de doscientas sesenta y un jóvenes mujeres. Y, para ser sinceros, los hallazgos nos llenaron de asco y de terror.

En Ciudad Juárez se cometieron una serie de crímenes que ponen el nombre de nuestro país en la lista de las potencias perversas de la violencia. Y, como débilmente apuntamos en un artículo anterior, la clave de la solución de los asesinatos estaba en el análisis de los hechos como, por ejemplo, el mecanismo de selección de las víctimas. Éstas fueron escogidas siguiendo un patrón de edad; ninguna de ellas excedió a los treinta años de edad y el promedio de la mayoría no llegó a los veintiuno. Lo cual implicaba que se buscaba juventud. Todas las víctimas encontradas mostraron rastros de mutilación en mayor o menor grado, pero la diversidad de las mutilaciones no apuntó a identificar las violaciones con algún rito satánico arquetípico. Algunos de los cadáveres cuyo grado de descomposición permitieron una investigación forense mostraron la desaparición de algunos órganos de las víctimas lo que indujo a presumir correctamente, que el motivo de los crímenes era la estirpación de órganos vitales para comercializarlos.

Para apuntalar la hipótesis anterior estaba el hecho de que todas las víctimas pertenecían a un muy bajo estrato social, definido, en su mayoría, por trabajadoras de la industria maquiladora, compuesto por miles de mujeres que prestan su fuerza de trabajo a cambio de salarios que escasamente cubren los niveles de subsistencia. Durante casi diez años no hubo una respuesta social articulada, para denunciar al país y al mundo un crimen de esas dimensiones. Mientras, aquellos que cometían el genocidio continuaron comerciando con la vida y con la muerte. Sin embargo ello no se podría haber realizado sin la debida estructura de comercialización del producto. Si alguien requería, por poner un ejemplo, un riñón sano, además de buscar a la joven víctima, se debería contar con las facilidades sanitarias para cuidar el órgano extirpado y conservarlo en óptimas condiciones de salud. Esto sólo se podía llevar a cabo con la participación de alguna clínica médica establecida, que contara con la infraestructura adecuada. Y resultó que sí. Una investigación muy discreta demostró que había una Clínica que participó en la comercialización internacional de los órganos. Por razones políticas, las autoridades mexicanas involucradas tomaron medidas en al asunto para discretamente castigar a los culpables, pero por instrucciones superiores decidieron no hacer públicas sus acciones ni sus hallazgos.

Nuestros corresponsales en Ciudad Juárez nos aseguran que el genocidio ha terminado y que la reciente aparición de un ocho nuevas víctimas, encontradas en terrenos baldíos de esa ciudad fronteriza ya no tiene nada que ver con el comercio internacional de órganos, del cual los mayores beneficiarios fueron los EE.UU., sino que estas fueron acciones aisladas de bandas de delincuentes no organizadas, que ya fueron aprehendidos y se encuentran sujetos a proceso judicial.

Resumiendo, lo que hemos podido establecer es que: a) se cometió un genocidio; b) los mexicanos no fuimos informados si se aplicaron penas justas a todos los responsables; c) las autoridades locales y federales ocultaron información a la sociedad; d) un ex gobernador recibió instrucciones de brindar impunidad a la red internacional de comercio de órganos humanos.

En próximos artículos continuaremos exponiendo este tan macabro como despiadado genocidio en contra de uno de los grupos más vulnerables de la sociedad mexicana: el de las mujeres jóvenes, el que aún no tiene plena conciencia del peligro que las acecha.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

EL ESPÍRITU MARIANO EN CIUDAD JUÁREZ (LD 18-12-01) http://gerardoreyes.com/page1000.html)

LAS MUERTAS DE JUÁREZ (LD 24-11-01) http://gerardoreyes.com/page990.html)

GENOCIDIO DIRIGIDO AL GÉNERO FEMENINO  (LD 2411-01) http://gerardoreyes.com/page985)

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com