UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

PREOCUPACIÓN 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó su Panorama Económico Mundial. El referido informe da cuenta de que la economía global está en un momento favorable y ha ganado velocidad desde el último trimestre de 2016, por lo que se espera un crecimiento de 3.5 por ciento en el presente año, explicable debido a un mayor nivel de actividad económica y expectativas más robustas sobre la demanda global, que junto con los acuerdos para restringir la producción de crudo, han permitido que los precios de las materias primas comercializables mejoren.  

Respecto a México, el FMI no tiene ninguna duda: la economía está en un momento desfavorable y apenas crecerá 1.7 por ciento este año y llegará posiblemente a 2 por ciento en 2018. La crudeza de estos datos nos refleja que la propuesta de crecimiento para el sexenio 2013-2018, hecha por el PRI y el gobierno de Peña Nieto, no se conseguirá, lo que constituye un fracaso con futuro crecimiento si se incorporan las metas señaladas a partir de las reformas privatizadoras, destacadamente la petrolera.

Dicho esto, el sexenio de Peña Nieto terminará con un costal enorme de promesas incumplidas que se suman a 36 años de famélicos resultados que no han logrado desarrollar bienestar social sino pobreza extrema. Tampoco ha logrado reducir la brecha del producto per cápita para alinear a México con los países desarrollados y mucho menos, las reformas constitucionales y liberar las áreas de la economía mexicana, incluyendo los tratados comerciales que se firmaron, han servido para conseguir el bienestar general de la población.

En el informe del FMI aparece la alerta roja de que persisten problemas estructurales de importancia, centralmente el lento crecimiento de la productividad y la fuerte concentración del ingreso que están presentes desde hace mucho tiempo. A ello habrá que sumar una normalización de las tasas de interés más rápida de lo esperado y el regreso de políticas proteccionistas, que aunque no ha sido tan rápido como se esperaba, desarticulará la producción de la industria asentada en México cuyo principal destino es la industria estadounidense.

Preocupan la inseguridad y los generalizados niveles de corrupción a que hemos llegado en los diferentes ámbitos de gobierno federal o estatal. Preocupa que buena parte del país está asolado desde hace tiempo por condiciones intolerables, para las que los gobiernos respectivos no tienen solución. Preocupa la desaparición forzada y la cifra de asesinatos diarios que es propia de países en guerra, preocupan las fosas comunes y clandestinas que aparecen y resultan asombrosas, preocupa el asesinato de periodistas como señal de que los poderes fácticos están ahora en la delincuencia organizada.

Preocupa que el panorama mexicano plantee justamente una expectativa contraria al de la economía global y que internamente el gobierno federal carezca de una estrategia que, por lo menos, pudiera amortiguar los impactos negativos que llegarán muy pronto de Estados Unidos. Preocupa en general la salud del enfermo (México) que nos lleva a dos caminos disyuntivos, o  el enfermo se somete a cirugía mayor con trasplante de varios órganos o, entrará en un estado de coma terminal que a nadie conviene.

Preocupa en consecuencia confirmar que la gestión presidencial fracasó. Falta ver cómo enfrentan electoralmente este fracaso. Lo cual también nos preocupa.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de ABRIL de 2017

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com