UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

No existe un ser más ciego que aquel que no quiere ver.  

¿Cómo es que el ex director del Banco de México, sí renunció y prefirió retirarse, cuando se dio cuenta que la privatización de PEMEX era condición sine ecuanon proveniente de la capital política del imperio, para el gobierno mexicano.  

¿Cómo es que en la Presidencia de la República nadie le dijo al jefe del Poder Ejecutivo de dónde venían las estrategias para arrebatarle a México la dirección de la empresa petrolera mexicana. Si en este mismo espacio, lo publicamos con todas sus letras? 

¿Tiene el señor Cartens más grandes las bolsas testiculares que las del mandatario mexicano? o, de plano ¿el personaje al que mencionamos se hizo el occiso y no se dio por enterado? 

El caso es que, aún sabiendo los mexicanos que PEMEX tiene uno de los sindicatos más corruptos de nuestra historia, tendría que darse preferencia al sindicato de PEMEX, en lugar de habérselo cedido a los poderosos intereses petroleros estadounidenses. Al menos con esa medida, no tendríamos que sufrir la pérdida de soberanía que implicó la sumisión y entrega de PEMEX a los apetitos del imperio. 

Ahora ya sabemos de qué carece el señor Peña Nieto. Lo cual definitivamente, no lo define como un héroe y más bien lo convirtió, otra vez en irresponsable. 

La Presidencia de México no tiene por que saberlo todo, pero sería deseable que consultara con expertos universitarios en la materia, y varios de ellos sí anticipaban cómo los EE. UU. de Norteamérica, estaban trabajando tiempo extra para obtener el resultado que lograron. 

Es más que cierto, que algunos de los trabajadores de PEMEX ordeñaban los ductos que les dejaban enormes ganancias, pero también es cierto que la mayoría de los recursos obtenidos por ellos se quedaban en México, ahora todo eso pasó a la historia negra de nuestro país, porque ellos no robaban soberanía, como finalmente lo hizo el imperio. 

La ignorancia de los miembros del Poder Ejecutivo mexicano, fue de antología, porque ignoraban que el sindicato de PEMEX fue responsabilizado por el general Lázaro Cárdenas del Río, como el servicio de inteligencia de la empresa paraestatal mexicana para brindarle protección, sin embargo, los gobiernos priístas fueron los que permitieron que la corrupción entrara en PEMEX. 

Cuando se nombró director de PEMEX a un pariente del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, pudo todo el mundo imaginarse que cualquier intento del imperio para privatizar la empresa petrolera mexicana podría tener éxito. Y nadie del gobierno mexicano protestó o alzó la voz para prevenir lo que finalmente sucedió. Nos robaron la parte más redituable de ingresos por los energéticos del subsuelo. Pero la lista de cómplices es muy larga, comenzando por quien insiste en hacerse llamar el "presidente de los mexicanos".

Por GERARDO REYES GÓMEZ

16 de ENERO de 2017

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com