UNA VOZ DE ALTURA

ALEJADRO DIAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL  nuevo.jpg (5064 bytes)

CAYÓ LA MASCARA DEL PODER ESTADOUNIDENSE

Después de años de ejercer en la cúspide de poder del imperio, los estadounidenses pensantes se han dado cuenta que quien manda en la Casa Blanca del imperio, no es el Presidente de los EE. UU. y ahora se encuentran realmente asustados. 

Aunque en este espacio editorial ya lo hemos mencionado alguna vez en el pasado, quienes viven al norte de Río Bravo no lo querían creer. Debió ser "The Wall Street Journal" quien se los recordara, con un acto político de importancia muy relevante.  

Resulta que fue ese diario estadounidense el que notificó al pueblo y al Gobierno Norteamericano que fueron los jefes del Pentágono, en contra a lo dispuesto por el presidente Barack Obama, los que autorizaron la venta de nuevas armas, y el equipo militar artillado al Gobierno de Israel. Con ello se hizo evidente que Obama manda, pero no gobierna en el imperio. 

En éste mundo moderno el poder político más alto del imperio no lo ejercen los políticos y ni siquiera los mismos militares, sino son los dueños de los grandes capitales globales los que dictan la última palabra a su nación y a sus aliados. Ello marca la gran diferencia en la neo geopolítica en boga. Quien no tome en consideración esta nueva premisa estará desfasado y desconectado de la realidad.  

Obama, a quien en más de una ocasión, en este mismo espacio descalificamos, por el asunto de la base naval de Guantánamo, ocupada por los EE. UU. a la vieja usanza colonialista, la que fue  tomada por los Marines a fines de siglo antepasado al gobierno de Cuba, y él Obama, nunca pudo reunir el poder suficiente para terminar con esa bestial lacra histórica, y eso a pesar de que había sido una promesa  que él mismo hizo durante su campaña presidencial. 

Es hasta ahora que el pueblo de los Estados Unidos vine a darse cuenta que ni siquiera el huésped de la Casa Blanca pudo reunir el poder político necesario  para contravenir, la voluntad del presidente Benjamín Netanyahu, quien influye de manera definitiva en varios grupos que manejan el poder de las decisiones financieras del "mundo libre" más importantes, esto es, desde el mismísimo Wall Street. 

Los palestinos a quienes pretendía ayudar Obama, saben mejor que nadie de la influencia y poder que han logrado ejercer los dueños del capital global, y eso no se ha logrado en un día o un periodo corto de tiempo. 

Esto hizo que se le cayera la máscara de "bondad" a Barack Obama, quien casi quedó en ridículo ante la evidencia de su notoria  dependencia de Israel. La política del Medio Oriente requerirá algunas redefiniciones a corto plazo, si realmente la mayoría de las naciones desean frenar el holocausto creado contra la población palestina por el ejército israelí, donde la mayoría de las víctimas han resultado ser, civiles, infantes inocentes, o personas de la tercera edad, asesinados por las fuerzas armadas israelíes en abierto contubernio con los mandos castrenses estadounidenses.

POR GERARDO REYES GÓMEZ

18 de AGOSTO de 2014

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com