UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

ZAPATA

Como es bien sabido, al recordar el centenario del brutal asesinato de Emiliano Zapata, el héroe campesino, ha sido incluido en el catálogo de ejemplos históricos del presidente Andrés Manuel López Obrador, quién en el estado de Morelos y bajo el recuerdo del revolucionario sureño, fue recibido con el desacuerdo de los movimientos sociales de resistencia que se oponen a los diversos planes desarrollistas propuestos por el político tabasqueño.  

A él, su gabinete pleno y al gobernador, los recibió un activo rechazo a sus políticas sobre todo a aquellas referidas al proyecto integral de desarrollo que incluye la puesta en funcionamiento de una termoeléctrica a la que pobladores de la región se oponen desde hace años, contando inicialmente esta lucha de resistencia con el respaldo expreso de AMLO candidato presidencial, lo cual cambió diametralmente con el tabasqueño ya en la Presidencia de la República. 

En las marcadas diferencias que sostienen el gobierno federal y los pueblos en defensa de la tierra y del agua de Morelos ha de anotarse el significativo asesinato de Samir Flores Soberanes, quien era integrante del Consejo Nacional Indígena, miembro de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos y comunicador en la comunitaria Radio Amiltzinko. A Samir lo ejecutaron de cruel manera el 20 de febrero pasado, unos días antes de que se realizara en la región un tramposo ejercicio participativo organizado por el gobierno federal para tratar de suplir la realización de una consulta ciudadana con efectos legales y pulcritud operativa. Hasta la fecha, más allá de los vaivenes declarativos y judiciales acostumbrados en este tipo de acontecimientos criminales, no se ha avanzado en el señalamiento y castigo de los responsables intelectuales de este crimen en el que es imposible no considerar la probabilidad de móviles políticos.

Los únicos avances que se han tenido son los del partido del que es jefe nacional Hugo Éric Flores, el mismo personaje que al mismo tiempo es super delegado del gobierno federal en Morelos y quien además de manejar los programas federales en la entidad organiza el proceso de recuperación de registro de lo que ahora se llamará Partido Encuentro Solidario, luego que el Poder Judicial electoral no le concedió la restitución llana del organismo original, el Partido Encuentro Social, el verdaderamente conservador y reaccionario organismo aliado a la corriente de López Obrador.

No sólo en Chiapas, sino en otras partes del sur, se organiza la resistencia ante los planes de desarrollo que desde la visión empresarial y para satisfacer y compensar a los grandes capitales nacionales se han anunciado con un sentido impositivo que no se ha detenido ante la falta de dictámenes de viabilidad ambiental,  financiera y social y de consultas auténticas, legales, confiables, a los pueblos originarios y las comunidades que serían alcanzadas por proyectos como el Tren Maya, el corredor transístmico y las siembras maderables. Tal parece que la Tierra y Libertad de Zapata, han quedado en el olvido.

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

15 de Abril de 2019

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com