UNA VOZ DE ALTURA

ALEJADRO DIAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

Nuevos aires soplan a todo lo largo de la republica; aires de descontento social generalizado, de inquietud y lucha, hasta de sedición y de conjura.  

En los medios no cooptados de comunicación se habla de rebelión, de inocultables tropelías de los líderes políticos, de injusticias, de atropellos a los derechos humanos, de asesinatos, cada vez más cueles y despiadados. Las redes sociales, están desbordadas y penetradas por su contraparte oficial, el insulto soez y verdadero repudio. Las relaciones entre las comunidades humanas del mosaico social del país, se enrarecen y se añoran prácticas de comportamiento que fueron devastadas por las ultimas administraciones.  

Se dice que empezamos a vivir en un mundo raro para las generaciones viejas, donde la ética y la tradición no conviven. Que crece el hartazgo a las imposiciones y el malestar, por la falta de mesura y de respeto a los gobernados. 

Que el actual Estado de cosas, desde hace buen rato se ha deteriorado y comienza a ahogar a las comunidades. Que no estamos acostumbrados a tener al Gobierno, como innegable enemigo de las mayorías, que la balanza de la justicia, no es equitativa y se inclina solo hacia los poderosos. Que ya es muy difícil respirar ésta, a la que han dado en llamar nueva democracia, que sospechosamente ahora se inclina solo por los dueños del dinero, que se olvidan que no hace mucho tiempo, el país fue rural y nunca estuvo sobrado de recursos. 

Todo lo han trastocado los nuevos genios incrustados, por papitos generosos en el Gobierno. Que las mafias no deberían existir cuando son utilizadas para perjudicar a la base social que da cuerpo a la república. Que los niveles de insatisfacción política han sido rebasados, sin que haya la mínima esperanza de cambio de rumbo en la nave del Estado y que, para acabar pronto, esto está a punto de estallar por la falta de igualdad entre los estratos privilegiados y los gobernados. 

Cuando sobreviene alguna crisis se ponen parches al asunto y se da por solucionado. Pero no para ahí la cosa, hay aún pequeñas organizaciones que ya trabajan en despejar la enorme corrupción en la república, creando su propia y nueva inteligencia y los poderosos tratan de aplastarlas, pero el pueblo, finalmente decidido y terco, quiere todo o nada y comienzan las ansias sociales en buscar salida violenta a sus demandas. Por ahora todavía el monopolio de la violencia esta repartido entre los grupos del Estado y la cada vez más poderosa delincuencia organizada, pero que ambas están obedeciendo al mismo amo, porque se protegen a sí mismas. Ésta que era un secreto a voces, terminó por hacer prevalecer sus intereses, pero la sociedad moderna, ya se dio cuenta de la triquiñuela y plantea la necesidad de desbaratar el innoble matrimonio. 

La moneda está en el aire y una vez que estalle la revuelta organizada con toda su fuerza, ya quisiéramos ver a quién la para.

POR GERARDO REYES GÓMEZ

23 de MARZO de 2015

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com