UNA VOZ DE ALTURA

ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

  

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

CONTINGENCIA AMBIENTAL

Luego de varios días caracterizados por incendios industriales, agrícolas, forestales y de pastizales en diversas alcaldías de la Ciudad de México (CDMX), entre ellas Cuajimalpa, Xochimilco y Magdalena Contreras, y del estado de México (Tultepec y Atizapán de Zaragoza), los pobladores de este valle de lágrimas (la zona metropolitana) hubiéramos esperado una acción más eficaz y oportuna del gobierno de la Ciudad de México y sus alrededores, en proporción con la crisis ambiental que invadió a la urbe y la puso nuevamente en el muro de los lamentos con riesgo y graves daños a la salud.

Reconozco que Claudia Sheinbaum, quien fue secretaria del medio ambiente durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la capital del país, no es responsable de los múltiples factores que causan la mala calidad del aire, pero si, su frialdad y silencio político ante el problema resultaron lesivos para una sociedad necesitada de atención y ayuda reales y no como ocurre siempre, de la descripción de las causas ya conocidas del problema. La propuesta de remedios caseros: usar cubre bocas; suspender actividades físicas de escolares en patios y lugares abiertos y no hacer ejercicio al aire libre, son consejos de cajón y medidas evidentemente obligadas, tendremos que superar esta etapa.

La mala calidad del aire preocupa a la población, pero también, genera consternación y enojo que las autoridades no anunciaran medidas específicas para hacer frente a la circunstancia y que ni siquiera la tengan prevista. Distantes e inefectivos ante la gravedad citadina que persiste, la tecnócrata Sheinbaum y un inexperto subsecretario federal del medio ambiente anunciaron, comisiones de estudio, protocolos, alertas restrictivas, proyectos a futuro de mejoría de una normatividad y operación en temas ambientales que un gobierno de cambio ya debía tener en marcha ante una crisis ampliamente advertida por especialistas desde meses atrás y que ella como investigadora, conoce de sobra.

Por ejemplo, ante humos y partículas contaminantes no registrados en el IMECA (Índice Metropolitano de Calidad del Aire), la Comisión Ambiental Metropolitana (CAME), integrada por los gobiernos de la CDMX, estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Querétaro, no cuenta con un protocolo para declarar la contingencia ambiental por lo tanto, no hay programas para hacer frente a situaciones como las que están ocurriendo. Lo anterior obliga a que se nos informe de cuáles son los criterios para declarar las contingencias ambientales y porque no se reconfigura a la CAME, para convertirla en una entidad capaz de dar respuestas más ágiles y no esperar condiciones meteorológicas favorables para la dispersión de contaminantes.

A diferencia de lo que hace el presidente de la República, Sheinbaum, se mueve discreta hacia el futuro, rodeada de perfiles técnicos e inexpertos, busca no contrastar su imagen de la tecnocracia frente a la efervescencia política del tabasqueño todopoderoso. En esa apuesta al futuro, los problemas de la Ciudad de México se eluden y se programan para posteriores revisiones. La contingencia está en todo el país, con tufo de corrupción e inseguridad se viven escenarios similares: entidades y municipios no cuentan con programas ambientales eficaces, con personal, equipo especializado y recursos para enfrentar el fenómeno generalizado de la degradación ambiental. La incapacidad política en los cuadros gobernantes se transforma en crisis, a pesar de que se diga lo contrario, muchos hipócrita y subterráneamente, se dedican a consumir el calendario para el que fueron designados y gastarse en pendejadas el presupuesto público que está a su disposición.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

20 de Mayo de 2019

 

LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com